Archive

Posts Tagged ‘Cupressus’

De incendios y cipreses (y 6)

March 13th, 2017 No comments

Después de casi 5 años de despropósitos [1-5], ya se ha puesto fin a esa idea absurda de querer plantar cipreses para frenar los incendios forestales en Valencia. Los miles de plantones de ciprés que estaban preparados para tal finalidad se han regalado a diferentes ayuntamientos con la condición de no plantarlos en el medio natural (Levante, 21 Feb 2017). Quizá decir que este cambio ha sido posible gracias al nuevo marco político de la Diputación de Valencia.

ellevante_cipreses
Para compensar estos despropósitos, aquí un pequeño homenaje a estos árboles (clicar para ampliar): Cipreses en el Coliseo de Roma, en la Torre de Pisa, en la Mezquita de Córdoba (campanario), y en el teatro de Mérida (fotos: JG Pausas).

Referencias

[1] De incendios y cipreses (1), jgpausas.blogs.uv.es 29/9/2012
[2] De incendios y cipreses (2), jgpausas.blogs.uv.es 7/10/2012
[3] De incendios y cipreses (3), jgpausas.blogs.uv.es 22/6/2013
[4] De incendios y cipreses (4), jgpausas.blogs.uv.es 31/8/2015
[5] De incendios y cipreses (5), jgpausas.blogs.uv.es 11/10/2016

 

De incendios y cipreses (5)

October 11th, 2016 2 comments

Después de una serie de despropósitos sobre el posible uso de cipreses ignífugos [1-4], por fin parece que se encaucen las cosas: Los cipreses que estaban destinados para hacer de barrera cortafuegos en el monte, parece que finalmente se utilizarán en jardinería [5], y esperemos que para jardines urbanos, lejos del monte. En paisajes con incendios recurrentes, plantar cipreses en zonas semi-urbanas (en la interfaz urbano-forestal), no es recomendable, ya que si llega el fuego, o simplemente pavesas, pueden prender de manera intensa y actuar como antorchas. Por ello, los bomberos temen las casas rodeadas de cipreses, y de hecho, está prohibido plantarlos en jardines de diversas zonas de EEUU. Hay evidencias de que los cipreses pueden ejercer de captadores de pavesas (foto). La idea de utilizarlos como cortafuegos estaba fuera de toda lógica [4].

Cipreses-quemadosFoto: Valla de cipreses que prendió durante el incendio de La Granadella (4/Sep/2016, La Marina, Alicante). Nótese que el incendio no llegó directamente a la valla (los pinos y campos de cultivo  de los alrededores no se vieron afectados); es probable que el fuego llegase con una pavesa, como pasó con los distintos focos de este mismo incendio [6].

Referencias

[1] De incendios y cipreses (1), jgpausas.blogs.uv.es 29/9/2012
[2] De incendios y cipreses (2), jgpausas.blogs.uv.es 7/10/2012
[3] De incendios y cipreses (3), jgpausas.blogs.uv.es 22/6/2013
[4] De incendios y cipreses (4), jgpausas.blogs.uv.es 31/8/2015

[5] La investigación española sobre cipreses cortafuegos acabará en plantas de jardín,  eldiario.es

[6] El SEPRONA concluye que todos los focos del incendio de la Granadella fueron provocados por las pavesas (xabiaaldia.com);  Una colilla mal apagada provocó el incendio de Xàbia (eldiario.es); El Seprona cree que una colilla originó el incendio y el viento causó los tres focos (levante-emv.com).

¿Será este el último post sobre el tema? ¿Se habrá ganado una pequeña batalla?
(podéis dejar vuestra opinión en los comentarios)

 

De incendios y cipreses (4)

August 31st, 2015 1 comment

En el verano de 2012, un gran incendio afectó unas 21.000 ha en la zona de Andilla-Alcublas (Valencia). En esa zona había una pequeña plantación de cipreses que no se vio afectada por el fuego, y se extendió entre los medios de comunicación el falso mensaje de que los cipreses podían ser “ignífugos”. Ya hablamos en su día de que los cipreses de esa plantación no se quemaron porque estaban rodeados de un amplio cortafuegos, y localizados en una pequeña depresión (que aún dificulta más la propagación del fuego), tal como se puede ver en las fotografías y detalles que presenté en este mismo blog ([1], [2]). Otros cipreses en ese mismo incendio sí que ardieron (ver foto), tal como lo han hecho en otros muchos incendios.

cipreses-quemados
Foto: Cipreses quemados y muertos por el incendio ocurrido en Andilla-Alcublas (Valencia) en 2012 (foto: Mayo de 2014, cerca de Sacanyet).

En 2013 también comenté [3] que un estudio analizaba en el laboratorio la inflamabilidad de ramitas de ciprés, y concluía que aunque las hojas verdes del ciprés se pueden considerar relativamente poco inflamables, este árbol suele acumular ramas secas que son muy inflamables y, por lo tanto, representan un peligro para los incendios [4]. Estas conclusiones son coherentes con el hecho de que en algunos países esté prohibido plantar cipreses en jardines de casas que lindan con el monte, precisamente por su peligro con los incendios. Y también son coherentes con los comentarios de algunos bomberos de Valencia sobre los problemas a la hora de proteger de los incendios forestales las casas con setos de ciprés. En otras palabras, no hay ninguna base que apoye la idea de que los cipreses puedan ser útiles para la lucha contra los incendios, e incluso podrían ser contraproducentes.

Ahora, algunos medios de comunicación, siguiendo el mensaje dado en 2012, anuncian que unos investigadores “resuelven el enigma de los cipreses que resisten incendios” [5], sin mencionar la causa real: que estaban en una vaguada y rodeados de un amplio cortafuegos. Esta información se basa en un nuevo estudio sobre la inflamabilidad de los cipreses [6] que analiza diversas componentes de la inflamabilidad de estos árboles, pero no se realiza una comparación exhaustiva con otras especies; solo se compara de manera cualitativa con algún estudio previo, principalmente con pinos. En general los resultados sugieren que la inflamabilidad de los cipreses puede ser en algunos aspectos un poco menor que la de los pinos, aunque en otros puede ser igual. En cualquier caso, el estudio se basa en la inflamabilidad de las hojas, no de toda la planta, ni en el marco de un gran incendio en pleno verano, donde pequeñas diferencias en la capacidad de retener humedad son poco relevantes. Por lo tanto, aunque a las hojas les cueste un poco más generar una llama, esta diferencia no justifica la plantación de cipreses como medida de protección contra los incendios (tal como se sugiere en el estudio) por varias razones:

1) No son plantas autóctonas de la Península Ibérica y, por lo tanto, su plantación en sistemas naturales ibéricos no es aconsejable
2) No resisten los incendios. Son inflamables y no rebrotan después de ser quemados. Hay otras especies autóctonas y rebrotadoras que podrían ser más apropiados para plantar en zonas con incendios recurrentes (especies más resilientes)
3) Puede ser que les cueste más arder que a algunas otras plantas, pero cuando arden, lo pueden hacer con elevada intensidad

Esperemos que algún día deje de circular este bulo de los cipreses ignífugos.

Referencias
[1] De incendios y cipreses (1), jgpausas.blogs.uv.es 29/9/2012
[2] De incendios y cipreses (2), jgpausas.blogs.uv.es 7/10/2012
[3] De incendios y cipreses (3), jgpausas.blogs.uv.es 22/6/2013

[4] Ganteaume, A., Jappiot, M., Lampin, C., Guijarro, M. & Hernando, C. (2013) Flammability of some ornamental species in wildland–urban interfaces in southeastern France: laboratory assessment at particle level. Environ. Manage., 52: 467-480.

[5] Resuelven el enigma de los cipreses que resisten incendios, BBC Mundo 27 Agosto 2015  [y propagado en diversos medios de comunicación españoles]

[6] Della Rocca, G., Hernando, C., Madrigal, J., Danti, R., Moya, J., Guijarro, M., Pecchioli, A. & Moya, B. (2015) Possible land management uses of common cypress to reduce wildfire initiation risk: a laboratory study. J. Environ. Manage., 159: 68-77.

De incendios y cipreses (3)

June 22nd, 2013 3 comments

Ha llegado el verano y con ello el riesgo de incendios forestales. En los medios de comunicación de España vuelven a salir noticias sobre las bondades de los cipreses para reducir los incendios. Hace unos días  (el 17 Junio 2013) en la portada del diario Levante (Valencia) se leía “La diputación de plantará cipreses en Los Serranos para que actúen de barrera contra los incendios”.  Similares mensajes se publican en otros medios (Los cipreses reducen el avance de un incendio forestal, Un estudi assegura que els xiprers poden servir per reduir l’avanç dels incendis forestals, etc…). Todos estos mensajes se basan en el hecho que el año pasado en el incendio ocurrido en Andilla-Alcublas había una plantación de cipreses que no se vio afectada por el fuego, y se extendió el falso mensaje de que los cipreses podían ser “ignífugos” [1]. Ya hablamos en su día de que los cipreses de esa plantación no se quemaron, básicamente porque están rodeados de un cortafuegos, y así se puede ver en las fotografías y detalles que presenté el año pasado (ver detalles en [ 2 ] y [ 3 ] ).

Además, un estudio reciente analiza en el laboratorio la inflamabilidad de ramitas de ciprés [4], y las conclusiones son claras; textualmente: “Regarding the flammability of its live leaves, Cupressus sempervirens was not very flammable; however, because this species had the greatest amount of dead material which was ranked extremely flammable, this ornamental species should be avoided in wildland-urban interface, especially close to houses“. En decir, que aunque las hojas verdes del ciprés se pueden considerar relativamente poco inflamables, este árbol suele acumular ramas secas que son muy inflamables y por lo tanto representan un peligro para los incendios. Estas conclusiones son coherentes con el hecho de que en algunos países está prohibido plantar cipreses en jardines de casas que lindan con el monte, precisamente por su peligro con los incendios. En otras palabras, no hay ninguna base que apoye la idea de que los cipreses puedan ser útiles para la lucha contra los incendios, e incluso podrían ser contraproducentes. Por lo tanto no se entiende la decisión de la Diputación de Valencia de plantar cipreses en los montes valencianos. Además, los cipreses no son naturales de esta tierra, con lo que contribuyen a degradación de nuestro paisaje.

 

Referencias
[1] Los cipreses se comportan como escudos naturales contra el fuego. El País, Valencia, 9/7/2012

[2] De incendios y cipreses (1), jgpausas.blogs.uv.es 29/9/2012

[3] De incendios y cipreses (2), jgpausas.blogs.uv.es 7/10/2012

[4] Ganteaume A, Jappiot M, Lampin C, Guijarro M & Hernando C. 2013. Flammability of some ornamental species in wildland–urban interfaces in southeastern France: laboratory assessment at particle level. Environ. Manage. 52: 467-480.

[5] Incendiso forestales en Valencia, Junio 2012, jgpausas.blogs.uv.es 4/7/2012

 

De incendios y cipreses (2)

October 7th, 2012 3 comments

Hace unos días escribí una entrada (post) sobre los famosos “cipreses ignífugos” de Jérica (incendio de Andilla, Valencia, Julio/2012) argumentado que no habían ardido principalmente por la discontinuidad del combustible alrededor y dentro de la plantación, ayudado por la situación topográfica (en una pequeña vaguada), que limitaría la llegada de las llamas a los cipreses (ver De incendios y cipreses). Mucha gente ha mostrado estar de acuerdo con mi interpretación, pero también han habido personas que ha argumentado que la fotografía aérea que presentaba podía ser antigua, y por lo tanto, actualmente podría haber más vegetación (combustible) alrededor y dentro de la parcela. Para apoyar mi argumento, aquí muestro algunas fotografías tomadas ayer (6 de Octubre) donde se observan los detalles que yo mencionaba. La razón principal de que no ardieran es que no les llegaron las llamas.


Figura 1. Se aprecia la separación entre la zona forestal (a la izquierda) y la plantación de cipreses, a la derecha. Los cipreses presentan parte de la copa de color marrón debido al efecto del calor del incendio, pero las llamas no llegaron a ellos (foto JG Pausas, 6/10/2012).


Figura 2. Separación entre la zona forestal (a la derecha) y la plantación de cipreses, en otro de los lados de la plantación. Se observan matorrales verdes, no afectados por el fuego, y una carrasca sólo parcialmente afectada, evidenciando que el fuego no llegó a la plantación (foto JG Pausas, 6/10/2012).


Figura 3. El romero (Rosmarinus officinales) y la aulaga (Ulex parviflorus) son dos de las especies arbustivas más inflamables de nuestro territorio. En estas fotografías se aprecian en primer plano ejemplares de romero (foto izquierda) y aulaga (foto derecha) que no se quemaron porque no les llegaron las llamas, y mucho menos les llegaron a los cipreses de detrás. La coloración marrón indica que sí que llegó el calor del incendio al romero, a la aulaga, y a los cipreses más externos de la plantación. Las fotos también muestran la separación entre los cipreses, y la poca vegetación en el sotobosque, aspectos que impiden la propagación del fuego (fotos JG Pausas, 6/10/12).

Figura 4. Ejemplo de lo que puede pasar cuando llegan las llamas a los cipreses. Incendio del Alt Empordà, Julio 2012. (foto: L. Brotons).

Más información: De incendios y cipreses (1), jgpausas.blogs.uv.es, 19 Sep. 2012.

 

De incendios y cipreses

September 29th, 2012 10 comments

Este verano en España circularon unas fotos de una zona incendiada (incendio de Andilla, junio/julio 2012, Valencia) donde había una grupo de cipreses que no se había afectado por el incendio (ver figura 1). Eso llevó a que muchos medios de comunicación sacaran titulares como: “Los cipreses se comportan como escudos naturales contra el fuego“, “El enigma de los cipreses ignífugos“, “¿Y si los cipreses de Jérica nos estuvieran diciendo lo que hay que hacer?“, etc… Estas noticias han llevado a que se sugiera la plantación de cipreses para la “lucha contra incendios” y la “protección de viviendas”; incluso hay organismos que ya se han comprometido a realizar plantaciones con esos fines (“La Diputación de Valencia plantará cipreses para luchar contra los incendios“, “Cipreses contra el fuego“). Estas noticias sorprenden un poco a los especialistas, ya que se sabe que los cipreses no son ignífugos, arden como todas la plantas. Se conocen otras zonas afectadas por incendios en las que había cipreses y estos ardieron (p.e., incendio de las Useres, Castellón). Además, en algunos países, como en EEUU, está prohibida su plantación en jardines situados en zonas donde los incendios son frecuentes, precisamente por el peligro que conllevan. Los setos de cipreses alrededor de casas son especialmente peligrosos. Desde el punto de vista de la biodiversidad, los cipreses no son plantas autóctonas en España, y por lo tanto, no se aconseja su plantación en medios forestales, a no ser que la razón sea de mucho peso.

Figura 1. Fotografía difundida en los medios de comunicación donde se observan los cipreses no afectados por el incendio (Andilla, julio/julio 2012). Foto extraída de “El Pais”, 12/8/2012.

El 27 de septiembre se realizó en el Jardí Botànic de Valencia un seminario sobre los cipreses de Andilla, y quedó clara la razón por la que no ardieron. Básicamente, no ardieron porque se trata de una plantación mantenida (“limpia” y podada), de manera que no tiene sotobosque, los árboles están separados entre ellos, y al ser estrechos, a pesar de ser altos, las copas no se tocan (ver figura 2). Por lo tanto, el fuego no se puede propagar dentro de la plantación. Además, la plantación está rodeada de un camino, que impide que el fuego llegue a la mayoría de los cipreses. El fuego llegó a la plantación por el suroeste (flecha roja en la figura 2), donde hay un camino ancho que hizo de cortafuegos, de manera que disminuyó mucho la intensidad del fuego a la llegada de la plantación. Por otro lado, la plantación está situada en una pequeña vaguada, hecho que dificulta aún más que llegue el fuego de manera intensa.

Figura 2. Imagen aérea de la plantación de cipreses localizada en el término de Jérica que no se afectó por el incendio originado en Andilla (Junio/Julio 2012; imagen previa al incendio descargada de www.google.maps el 28/9/2012 [ver imagen en google]). La flecha roja indica la dirección del fuego (según Raúl Quílez, del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia). La orientación de la fotografía difundida en la prensa (figura 1) no permite ver que se trata de una plantación sin sotobosque, con árboles distanciados y con claras discontinuidades de combustible.

Por lo tanto, no se puede decir que los los cipreses sean ignífugos, sino que la discontinuidad de combustible que había dentro y alrededor de la plantación evitó que se afectaran por el fuego; una plantación de olivos, naranjos, algarrobos, etc.  hubiera tenido el mismo efecto. Un ejemplo de una plantación de pinos que no se vio afectada por un incendio se puede ver en la figura 3. Crear discontinuidades en el combustible constituye, de hecho, una manera de limitar los incendios;  esto resulta especialmente evidente con los cultivos (figura 4), por lo tanto, no es ninguna novedad. Lo ocurrido con estos cipreses es un ejemplo de cómo los medios de comunicación pueden desorientar a la población, e incluso influir en la gestión, sin ninguna base científica o técnica.

Figura 3: Plantación de pino piñonero (Pinus pinea) que sobrevivió a un incendio en Portugal; véase el bosque del fondo quemado (Foto: J. Climent).

 

Figura 4: Fotografía de una isla agrícola dentro de una zona forestal afectada por el incendio de Cortes de Pallás/Dos Aguas (Valencia, Junio/julio, 2012; foto: JG Pausas).

Bibliografía

– Libro: Incendios forestales
– Incendios forestales en Valencia, Junio 2012: ¿Por qué? ¿Cómo evitarlos?
Life 15 days after the large fires in Valencia

Actualización:

De incendios y cipreses (1), jgpausas.blogs.uv.es 29/9/2012
De incendios y cipreses (2), jgpausas.blogs.uv.es 7/10/2012
De incendios y cipreses (3), jgpausas.blogs.uv.es 22/6/2013
De incendios y cipreses (4), jgpausas.blogs.uv.es 31/8/2015
De incendios y cipreses (5), jgpausas.blogs.uv.es 11/10/2016
De incendios y cipreses (y 6), jgpausas.blogs.uv.es 3/13/2017

FireStats icon Powered by FireStats